¿La obsesión compulsiva, un mal estructurado?