Posted on

Panchita

Fue un domingo por la tarde, la conocí en un pueblo llamado Huichapan, allá por Hidalgo. Estaba sentada en un banco afuera de la iglesia, me contó que ya no la dejaban entrar y que el párroco era muy grosero con ella.

Le ayude a levantarse, se notaba que le costaba trabajo pararse de un jalón, Panchita tendría unos 70 años su rostro mostraba el claro desgaste de la gente de campo, pero su caminar era solido y fuerte, caminamos unas cuadras hacia el mercado, yo por supuesto le iba tomando fotos, lo que más me gusta de estos pueblos, son los viejitos, siempre me dejan buenas imágenes.

Me contó que le gustaba tomar tecito y pasamos a un puesto de hierbas, pidió un manojo de angélica, una flor blanca, la señora que las vendía se me quedo mirando, me incomodo y me voltee a hacer fotos hacia el otro lado.

Panchita se me acerco y de forma muy tranquila dijo -vamos te invito un tecito.- En Huichapan siempre hace frío al igual que en todos los pueblos de Hidalgo, así que le dije que si, entre mi, pensé “Maravilloso, le voy a tomar unas fotos en su casa”.

Llegamos a su casa que estaba a unas cuadras, al parecer vivía sola, me acomodo en una sala vieja pero muy cómoda, en la pared tenia varios retratos, me acerque a mirarlos, el lugar era un poco obscuro, los retratos eran de diferentes jóvenes, unos veinte más o menos, pero ninguna foto era de Panchita, tenia el interés de saber como era de joven, pero en los retratos no había ni una sola mujer.

Salió Panchita de la cocina, me parecía mas joven, sus movimientos eran mas ágiles y se había quitado el sombrero que traía puesto, sus cabellos eran negros y estaban sueltos para mi sorpresa.

Me ofreció el té y me dijo -¿Me dejas tomarte una foto?-

Yo le había tomado varias desde que la encontré, así que me pareció justo; tomo una cámara polaroid vieja y me saco una foto, hasta ese momento no me había percatado que los retrato de la pared fueron tomados con es cámara.

Desperté en mi cama, con una sed terrible, no recuerdo lo que paso, pero me siento contento y con mucha energía.

Al bajar las fotos que tomé el día anterior, me di cuenta que Panchita no aparecía en ellas.

Que raro, juro que le tome muchas.

mauzav