Y para cerrar el año, a chapotear en los periódicos